viernes, 15 de abril de 2016

Reseña #15

Título: Conjuro de luna 
Autor: Bettina Belitz 
Páginas: 581
Editorial: Anaya


Sinopsis: 

YO SOY COMO EL MAR.
ME ALZARÉ POR ENCIMA DE TI
Y TE ENVOLVERÉ CUANDO TODOS
LOS PUENTES ESTÉN ROTOS.
VEN CONMIGO AL MUNDO DEL AGUA.
AQUÍ NO HAY NADIE MÁS,
SOLO NOSOTROS.
ESTAREMOS MUY UNIDOS.
Y NI SIQUIERA EN TUS SUEÑOS
MÁS PROFUNDOS TE SOLTARÉ.


Opinión personal (puede contener spoilers):

Debo decir que si el primer libro de la saga (Cazadores de sueños) me enamoró por completo y, hoy en día, sigue siendo mi libro favorito, este me ha decepcionado por completo. He tardado literalmente un año en acabar de leerlo. Se me ha hecho imperturbablemente largo y no me han quedado ganas de volverlo a leer.

A penas no hay romance excepto en capítulos contados. Todo es sobre acabar con el demonio que acecha a Paul (hermano de Eli), los altibajos emocionales de Eli y Tillman. La introducción de nuevos personajes y escenarios (esto me pareció bien en el sentido de que se introducen nuevos elementos y no te aburres) y una incesante investigación que te aporta tanta información que acabas olvidando la mayoría de datos.

Volvemos a ver a la Eli infantil e inmadura, no sabe gestionar sus emociones en todo el libro y da dos pasos atrás en lo que a la evolución del personaje se refiere. Vuelve a ser la niña tonta del principio del primer libro. Eso no me gustó nada, pensé que después de la lucha con Tesa veríamos una evolución notable en Eli, que sería más madura y gestionaría con habilidad las situaciones complicadas. Sin embargo, Tillman llega a ser más maduro y racional que Eli durante casi todo el libro (excepto el hecho de que está a punto de meterse en el peligroso mundo de las drogas duras). En cambio, ese punto si que me gustó mucho: Tillman. A él si que se le ve una clara evolución como personaje, no se queda plano como Eli. Le vemos mucho más maduro, desenvolupado físicamente, se convierte en un personaje muy atractivo (tanto a nivel sexual como a nivel de ver un crecimiento personal en el que lo hace más mayor y más deseable). Si en el primer libro el centro de todo es Collin, aquí es relegado a un segundo e incluso tercer plano. Collin a penas aparece en a penas cuatro o cinco capítulos. Cobra importancia durante la lucha final pero el resto del libro casi no se le ve ni se sabe nada de él. Pero me arriesgaré a decir que el personaje principal aquí (quitando a Eli, que es la protagonista, obviamente) es Tillman. Adquiere mucha importancia, tanto porque ayuda a Eli a acabar con el demonio como porque, al pasar tanto tiempo con él, le descubrimos como persona. Y ese descubrimiento me ha gustado y mucho. ALERTA SPOILER Lo que más me gustó de todo el libro es el momento en que Eli y Tillman se enrollan y casi acaban follando. Lo esperé durante todo el libro y al fin llegó (era un hecho que después de medio libro se veía venir). FIN SPOILER 

A parte de Tillman, tenía que hablar de Gianna. Una italiana con unas reacciones muy divertidas. Ella sí que me encantó, a diferencia de Eli. Cuando maldecía en italiano era especialmente graciosa y hacía amenos esos capítulos con interminables descripciones y pensamientos de Eli (la mayoría de los cuales giraban en torno a Colin, hasta que llegó el punto en que casi le cogí manía al pobre Colin). 

Pero un punto recargable del libro sí que es Colin. A pesar de que aparece contadas veces, tiene un peso muy grande en toda la historia. La manera en que prepara a Eli para la lucha, al principio no entiendes nada, pero, después de la lucha (y después de alucinar con lo que le hace a Eli durante la misma) cuando Colin le explica a Eli todo lo que ha hecho y el por qué de cada cosa, entiendes todo. Yo me quedé alucinada porque Belitz ata todos los cabos y es endemoniadamente ingeniosa. Nunca me esperé que el plan de Colin fuera tan inteligente, tan simple y a la vez tan obvio, pero totalmente inesperado y complicado. Nunca se me hubiera ocurrido montar un plan así para la lucha. Me esperaba una lucha mucho más larga, como la de Tesa, con pura violencia y, probablemente, con Colin muerto o casi muerto. Sin embargo, es una lucha muy corta, poco violenta (excepto para Eli, esta vez es ella quien la sufre en carne y hueso) y que juega con los instintos básicos de todo demonio roba sueños en vez de basarse en la lucha cuerpo a cuerpo. Me decepcionó que TODO el libro sea la preparación de la lucha y que luego dure cinco minutos. Tampoco me esperaba que fuera una lucha tan fácil, me esperaba algo a lo Tesa, no una muerta fácil y rápida. 

Finalmente, cabe decir que Paul no superó mis altas expectativas. Sí en lo referente al pivon de turno, pero no a lo referente en personalidad. Pensaba que era más listo. Ya se que casi nadie se puede resistir al control mental de un demonio roba sueños, pero aún así. Durante todo el libro Eli te explica lo demacrado que está, tanto física como psicológicamente, y débil, muy débil. Durante todo el libro lleva su salud al límite y está a punto de morir varias veces. 

La puntuación es...


¿Ari le da el visto bueno?


Un par de buenos momentos no me compensan la pesadez de libro. Lo he visto muy de relleno como trilogía. Un libro más antes de ir a buscar al padre de Eli. Totalmente innecesario y muy estúpido para el final que tiene. Por cierto, el final no deja con ganas de más como en el primer libro. Lo siento, Betina, pero esta vez no has pasado la prueba. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email